Uruguay y Brasil acordaron liberar el tráfico aéreo al mercado

Tanto como el futuro de los más de 700 trabajadores que quedaban desempleados, tras el cierre de Pluna los gobernantes se desvelaron por la conectividad de Uruguay, que tiene al turismo como una de sus principales industrias. Durante la interpelación del 29 de octubre, el ministro de Transporte, Enrique Pintado, anunció que "estaban promoviendo la firma de acuerdos bilaterales de cielos abiertos", algo que había sido adelantado días antes por un comunicado de la Junta Aeronáutica.

Pluna viajaba a ocho ciudades brasileñas. Brasil era el país con el que la aerolínea, y por ende Uruguay, tenía más conexiones. Meses después, el gobierno firmó un acuerdo que permitirá "mejorar la conectividad" con el país vecino si bien no se trata en rigor de un acuerdo de cielos abiertos, según afirmaron a Búsqueda fuentes del Ministerio de Transporte.
El miércoles 7 de noviembre las autoridades aeronáuticas de Brasil y Uruguay se reunieron para revisar los convenios bilaterales. En el encuentro, Uruguay estuvo representado por el director de la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica (Dinacia), brigadier Antonio Alarcón.
Bajo el título de "capacidad", uno de los puntos que forman el acuerdo de revisión del convenio bilateral establece: "Cada parte permitirá que cada línea aérea designada determine la frecuencia y capacidad de los servicios de transporte aéreo internacional que ofrece basándose en consideraciones comerciales propias del mercado. Ninguna de las partes limitará unilateralmente el volumen de tráfico, la frecuencia, la regularidad del servicio o el tipo de aeronave operado por las líneas aéreas designadas de la otra parte".
Los informantes señalaron que el acuerdo que Uruguay tenía con Brasil ya era de "cielos abiertos" porque no existía un límite de frecuencias como en el caso de Argentina. Sin embargo, explicaron que ese punto permitirá sortear un obstáculo que limitaba la conexión entre los países.
"Antes, unilateralmente uno de los países podía invocando razones de capacidad de los aeropuertos, por ejemplo, decir ‘basta’, cuando en realidad eran razones comerciales para proteger a una aerolínea nacional", indicó uno de los técnicos consultados.
Según las fuentes, cuando Pluna estaba en funcionamiento sufrió en carne propia ese tipo de medidas para impedir que volara a algunos destinos.
El gobierno está además en tratativas con distintas aerolíneas para que aumenten sus frecuencias a Uruguay. En ese marco, las fuentes informaron que consiguieron que Latam ponga en funcionamiento una línea de Rio de Janeiro a Montevideo.

Rivera "binacional".
Uno de los puntos acordados en el convenio bilateral es una señal positiva para un proyecto que forma parte del plan estratégico del Ministerio de Transporte. Esa cartera pretende lograr un desarrollo del aeropuerto de Rivera como una terminal binacional.
Es que, según explicaron las fuentes, su ubicación es estratégica para importantes eventos que se realizarán en los próximos años. En 2013 Brasil será sede de la Copa Confederaciones de fútbol y un año más tarde será el anfitrión del Campeonato Mundial de ese deporte. Además, en 2016 la ciudad de Rio de Janeiro albergará los Juegos Olímpicos.
Las fuentes indicaron que en medio de ese intenso calendario, Brasil "no tiene aeropuertos confiables al sur".
Para lograr ese objetivo, en la reunión bilateral Uruguay consiguió una señal positiva de su par. El artículo 5º del acta de la reunión establece: "Ambas delegaciones se comprometieron a emprender a la brevedad gestiones ante las autoridades competentes para verificar la posibilidad de dotar al aeropuerto internacional de Rivera de puestos de migración, sanidad, aduana y policía federal, para atender el ingreso y partida de pasajeros, carga y correo en el territorio de ambos países".
Evaluando los acuerdos logrados en ese encuentro binacional, los informantes aseguraron: "logramos lo que fuimos a buscar". Según figura en el acta, los puntos que la integran quedaron vigentes en el momento de su firma.
Para el desarrollo del aeropuerto de Rivera el gobierno ya cuenta con otro aliado. Según informaron las fuentes, hay una propuesta del Grupo Eurnekian (concesionario de los aeropuertos de Carrasco y Punta del Este) para ponerlo a punto.
Ese grupo empresarial quiere obtener una "renovación anticipada de la concesión del aeropuerto de Punta del Este" y a cambio de eso el Poder Ejecutivo pretende que "hagan a nuevo" el edificio de la terminal aérea de Rivera. La pista, dijeron, no necesita mayores reparaciones.
Según los informantes, la empresa está en negociaciones con el Ministerio de Economía para redefinir el contrato de concesión. Agregaron que no necesariamente el Grupo Eurnekián se encargará de la gestión del aeropuerto de Rivera ya que no es "una terminal extremadamente rentable".
"Ellos quieren una renovación anticipada de la concesión en Punta del Este. Lo que queremos nosotros es que el edificio tenga el sello de calidad de Eurnekian: todo de punta, un buen diseño y que le salga cero peso al país", explicó una de las fuentes.

"Algo acotado".
Un "equipo técnico" del Ministerio de Transporte elaboró un proyecto para arrendar a un "precio preferencial" los aviones de Pluna a los ex trabajadores de la aerolínea.
La idea es hacer el alquiler barato, muy accesible pero no a costo cero, y que ese sea el aporte del país al desarrollo de la conectividad. De ese modo, el gobierno pretende que su inversión en la conectividad "no sea un barril sin fondo, que sea algo acotado en el presupuesto y no variable" (Búsqueda Nº 1.687).
Para concretar el arrendamiento se creará "a través del fideicomiso una nueva figura legal a la que se le autorice a vender y/o arrendar los aviones". Allí se especificará que el dinero que se obtenga por la comercialización de las aeronaves "tenga el destino de pagar la cuota del Scotia Bank". El Estado, a su vez, "se comprometerá a poner el resto" del dinero para cubrir las cuotas de la institución canadiense. En febrero vencerá el plazo para un nuevo pago que ronda los U$S 8,7 millones.
"La República" informó ayer, miércoles 21, que el proyecto está en Presidencia y si José Mujica "aprueba la propuesta", será enviada la semana próxima al Parlamento.

Fuente: Semanario Busqueda